Al Karpenter
Musik From A Prviate Hell
2021 LP Bruit Direct Disques

In this moment of uncertainty and environmental trauma, as we recoil in the face of an emotional overload that demands retreat or even flight, a certain use of solitude in confinement has generated the possibility of taking it all on, of being with others again while still listening in solitude. Musik From A Private Hell describes an understanding of sound as a habitable substance from this degree-zero of isolation. A handful of songs written in iron and dust, that allow just enough fiction or myth as to turn technology into a weapon. As Deleuze and Guattari tell us in On The Line: “run away, but when you run, bring a weapon.” A remedy for mass fatalism, Hell begins with the first song, in which a tambourine of some sort plays an ostinato rhythm, punctuating each phrase with a long note that communes with the shadows. Of interest here are not the rhythms that recur throughout the record but their relationship to colors and timbres. The different harmonic openings and resonances evoke the different kinds of tension that occur when skin touches flame. “We’ll burn it down before you land here,” says a disembodied voice, and various noises and sound effects cut through it, indifferent to the threat, as futuristic today as they were at their inception. Al Karpenter’s voice is a weapon. His inexpressive whisper is a weapon. On this record, the human voice is an excess, a surplus of the body; it is at once outside and inside. It can be listened to peacefully, but it can also generate the anguish of a voice attempting to escape from language, setting the logos free in the wilderness, scavenging in the semiotic debris. We glimpse the wound, the fall into this private Hades, in the sounds of profane, everyday technologies, the changes and glissandos of banjos and cellos that tear up the tropes of Heavy Metal and Southern Rock -- forgotten welding, archeologies of industrial symbols beyond our reach. Only towards the end of the album do we experience nausea, on the final tracks, adjacent to psychedelic states fed by sinister efforts to tear out the internal organs and destroy the calm that came before in an effort to stop time. A record of songs dependent on a million bits of exhausted cultural knowledge, orchestrated in the sounds of a punitive intimacy, always surrounded by the ghostly presences that allow it to escape urban anxiety, sketching, in a warmer light, the Desert Always Yet to Come.
- HJ Darger
translated by Richard Papiercuts


Beyond riot music from the MC5 to Sham 69, in front of Arthur Russell's Death and after Klein's Lifetime, Al Karpenter and Mattin come out from behind the mask of Lou Reed's Lulu. - Guy Mercier



En este momento de incertidumbre y trauma ambiental, replegados ante una sobrecarga afectiva que exige la retirada e incluso la huida, cierto uso de la soledad confinal ha generado la posibilidad de abordarlo todo, la posibilidad de volver a estar juntos pero seguir con la escucha siempre en soledad. Music From A Private Hell describe desde este grado cero del aislamiento la intuición del sonido como sustancia habitable. Un puñado de canciones escritas en acero y polvo que aceptan el gradiente suficiente de ficción o mito como para convertir la tecnología en arma. Como Deleuze y Guattari afirman en On The Line: “Huye, pero mientras huyes, toma un arma”. El infierno, como un remedio para el fatalismo masivo acontece desde la primera canción en la que una especie de pandero ejecuta un ostinato rítmico que concluye cada frase golpeando el aro sobre una nota larga en comunión con las sombras, donde lo más interesante no son las figuraciones rítmicas que se repliegan jugetonamente durante todo el disco, sino su relación con los colores y timbres. La variedad de *aperturas* y resonancias armónicas evoca las diferentes tensiones que se consiguen al colocar una piel al fuego. “We’ll burn it down before you land here” se escucha mientras sonidos y efectos que aún hoy suenan futuristas, atraviesan con indiferencia la amenaza. La voz de Al Karpenter es un arma; el murmullo inexpresivo está armado. En este LP la voz es un exceso, un excedente del cuerpo, que está tanto fuera como dentro de él, capaz de reconciliarte con la escucha tranquila, pero también de generar la angustia de una voz que trata de escapar a la palabra, asilvestrar el logos, rebuscar entre deshechos semióticos. En algunas sonoridades, tecnologías de profanación cotidiana, alcanzamos a ver la herida o la caída a este infierno privado a través de transiciones y glissandos en las cuerdas de banjos o violonchelos que resquebrajan géneros de rock sureño o el metal. Siderurgias abandonadas, arqueologías de signos industriales que nos quedan demasiado lejos. Es sólo hacía el final del album cuando se produce la nausea, en los últimos tracks junto a psicodelias alimentadas por esfuerzos siniestros que arrancaban vísceras y desgarran la calma anterior en un intento de contener el tiempo. Un disco de canciones sujetas a un millón de conocimientos culturales agotados orquestado en el sonido de una intimidad en castigo, siempre rodeada de - presencias espectrales que consigue escapar a la angustia urbana, dibujando con una luz más cálida que fría un desierto siempre por venir.
-HJ Darger (@HJDarger)

Mas allá de la música incendiaria de los MC5 y los Sham 69, antes de la muerte de Arthur Russell, y después del Lifetime de Klein, Al Karpenter y Mattin aparecen por detrás de la mascara del Lulu de Lou Reed. -Guy Mercier



CREDITS:


All songs by A. Matilla

Al Karpenter:
Words, Vocals
Keyboards on A3 & A4
Electric Rabel on B2
“AK-47 Guitar” on A2, A5 & B2
Electric Guitar & “E-Bow” on A2
& B2, Bass on A3, “Rnt-Spkr” on A4
Drums & Percussion on A4, “Koil Mik” on A4
Additional Recording


Mattin:
Computer on A1-A4 & B2, Piano on A5
Guitar on B1 & B2; Drums on B1
Drum Machine and Backing Vocals on B2
Recording & Mixing


María Seco: Farfisa Organ on A1
María Medina: Drums & Percussion on A2
Barb Karpenter: Keyboards on A3
Marta Sáinz: Backing Vocals on A3
Enrique Zaccagnini: Electronics on A3
Miguel A. García: Electronics on A4 & B2
Werner Dafeldecker: Double Bass on B1
Rudy Mental: Additional Recording



Recorded between February 2020 and February 2021 at La Cámara De Los Horrores, Barakaldo & Castle Rock, Bilbao & Abject Musik Studio, Berlin


Artwork by Al Karpenter
Design by Mattin


Mastered by Rashad Becker at clunk studio, Berlin


Produced by Mattin





RADIO PLAYS:

https://wfmu.org/playlists/shows/107131
https://ihrtn.net/radio-shows-cosmic-church-ep-16-w-cowsarejustfood/



REVIEWS:


COWSAREJUSTFOOD


#nowplaying the new al karpenter. can't find anything online yet for yooz to listen to but trust me it's broken in the best possible way. trading in meaningless obfuscation
03/08/2021


al karpenter: musik from a private hell (bruit direct disques) a scattering of beats and rhythms, microcosms of barely-there melody, and no more heroes left and no more wasteland we burned this land we burned this wasteland we turned this land into a wasteland man, that ambiguity. is it self-destruction or scorched earth? are they different at this point? one minute in and we’re dealing with eighteen months of political manoeuvring, climatic breakdown, and global pandemic that cannot be separated or seemingly dealt with. it’s very much a companion piece, but if the last album occasionally felt like action, a kindof call to arms, this feels post-revolution (or post-anti-climax at least), the gravitational pull of reality, the inevitability of revelation. the one-sheet quotes deleuze and guattari so i guess that’s where we are with that. if we can’t dream echoed the giddy nihilist spasming of the stooges 1969, this apes the stranglers leering cynicism (in words anyway). no more heroes anymore. so where are we? alone, decaying… this doesn’t sound like the streets, or studio, or stage. there’s nothing communal about this noise. with headphones it mutters, cotton-mouthed, in ear. with speakers it’s a second or third hand sound bleeding through walls. isolated, disembodied, apart. let’s say machine music, where things are connected, but solitary. mumbling into the void. a locked twitter feed vomits despair. despite the philosophic nods it’s no more of an intellectual exercise than an emotional one. unlike deleuze (i absorb his work second hand, the ideas are fine, but goddamn, the writing…) it’s a fairly straightforward record, yet too simple to be difficult, too subtle to quite grasp, too rigid to move to, too loose to shape. what you get are semi-pointillist forms (or semi-formalist points). what you get are asymmetrical diversions. what you get are spectral rhythms and aphorisms circling the drain. one chord plays in a room (different from the one you are in now) and there’s no-one there to hear it. tired bursts of fried notes, singing with appliance drone, background hum. i feel cut off from much of this. if it sounds weary i guess that’s coz we’re all fucking weary. if it’s not weary it’s coz i am weary. almost certainly projecting but it stinks of the bored and sickened. can’t tell if the voice is central or entirely unimportant but the lyrics are a slur of croaked / hissed / screeched incomprehension. libertarian song is jim morrison’s heart fluttering to a stop in that parisian bath. eyes without faces like celtic frost atomising mid-song. i want my fucking mtv / i want my money back? if that’s the line i’m laughing. if that’s not the line does it matter? the more i listen the less random it appears / reappears / disappears. gets itself all locked in: repetition, reflection. the void, gazing. the rhizome as ouroboros, atrophying. as politics, as music, as manifesto, it’s smoke. fuckit, can’t get a grip…


RockinBilbao


por Txema Mañeru - 8 septiembre, 20210

Hace ya muchos años que el bueno de Al Karpenter vive en su cielo (o infierno) privado y particular. Años de infatigable lucha musical. Primero con su fanzine Brutus Zine. Luego ya se lanzó de lleno a crear su particular música (solo apta para selectas minorías) y con un montón de publicaciones a recuperar bajo su anterior denominación, KRPNTRS. En solitario va a cumplir pronto una década de vida, pero además sigue con NUZ y Silver Surfing Machine. Ha pasado también por otras historias más o menos puntuales como The Heart Junkies, Mubles, Opus Glory Ignominia, Kontubernio Kriminal Kósmiko, No Jump! o Lapidaciôn Läser. Siempre sin dejar de apoyar a los grupos locales con su presencia en casi todos los conciertos, además de acudir a otros de más renombre cuando son de su agrado. Son muchos porque su cultura musical es amplia y no se limita solo a la música de vanguardia. En los últimos años como Al Karpenter ha ido adquiriendo cada vez una mayor repercusión en selectos medios y discográficas internacionales. Así el verano pasado el sello neoyorquino Ever/Never lanzó un muy recomendable LP en vinilo titulado “If We Can´t Dream, They Won´t Sleep!!” y que puedes oír en https://evernever-records.bandcamp.com/album/if-we-cant-dream-they-cant-sleep, por si luego quieres hacerte con él. Magnífica conexión Bilbo-Japón vía Berlín que puede definirse como un manifiesto político en tiempos de locura generalizada. Este LP de debut sucedía a su single punk en Munster Records. Lo defines como un puzle conflictivo, erótico, violento y hermoso que combina al Che Guevara con Suicide. Las poderosas colaboraciones japonesas vienen de la mano del percusionista y batería Seijiro Murayama (Fushitsusha’s Double Live) y de Chie Mukai (Ché-SHIZU). Además su ídolo y a la vez colaborador Mattin, con especial presencia con su guitarra, ordenador y voz en los 9 cacofónicos minutos del perturbador tema titular. El saxo de Lucio Capece está también presente y brilla en temas noise-free-jazz (y hasta ritmos tribales africanos) como en los 10 minutos de ‘If They Sleep…’, en los que también brilla la batería y percusión de Joxean Rivas (Killerkume) y el ya citado Murayama. Además María Seco con el bajo y el bow en todo el disco. ‘No Face’ es también inquietante, oscura y con mucha presencia para la percusión. Mattin dirige con su batería el ritmo demoledor de la revolucionaria ‘Sing The Battle Hymn!’ y finalizan la revuelta de estos 45 minutos los dos también a dúo en la juguetona y más electrónica ‘Riot & Roll!!’ que acaba Al gritando de manera salvaje y punk. Sorprende también Mattin con su melódica en la hipnótica narración en euskera con el título y lema del disco en ‘2020’ Buena distribución entre las caras A (“Sleep”) y B (“Dream”). Pero es que ahora ha repetido jugado con otro prestigioso sello de música vanguardista como es el francés Bruit Direct Disques en el que también tienes trabajos en esta onda noise, electrónica punk y experimental de Terrine, Femme, Stefan Chistensen, Oso El Roto, Kenji Kariu o City Band, entre otros. Ellos son los encargados de publicar, también en vinilo, su segundo LP con el acertado título de «Musik From A Private Hell». En la producción vuelve a repetir su colega y experto en este tipo de sonidos Mattin (Billy Bao). Entre las sonadas colaboraciones no podía faltar Barbara Karpenter, pero además tenemos otras chicas como María Seco y María Medina, o la presencia de prestigio internacional de Werner Dafeldecker. También lo puedes oír y conseguir en http://bruit-direct.org/product/al-karpenter-musik-from-a-private-hell/. Tiene también nuevo y destacado vídeo con uno de los temas más destacados del nuevo disco y que es todo un homenaje a The Stranglers, al menos en su título, ‘No More Heroes Anymore!’. Un tema inquietante, tribal y percusivo. En su realización le ha ayudado Jorge Núñez. Me encantan las palabras de Guy Mercier al respecto de este nuevo LP: “Más allá de la música incendiaria de los MC5 o Sham 69, antes de la muerte de Arthur Russell, y después del “Lifetime” de Klein, Al Karpenter y Mattin aparecen por detrás de la máscara del “Lulu” de Lou Reed”. También en pleno confinamiento se marcó un sorprendente “The Lockdown Sessions” concebida como una lista “non-stop” con 31 vídeos, cargados de improvisaciones, aunque los temas de “47” incluidos sí están arreglados y mezclados para un trabajo aparte, con su propia “playlist”. Puedes conocerlo en https://www.youtube.com/playlist?list=PLgvZCGcYjPzJbHQJPnW-bG9kcgxZQjbC7. Por cierto que cuando leas esto ya tendrá también a punto de aparecer una nueva casette con el título de “The Black Tape”. Constará de 9 nuevos temas y lo editará el sello de Burgos Crystal Mine. ¡Vamos, que el bueno de Álvaro no para ni en pandemia ni en confinamiento! Pero regresando a “Musik From A Private Hell” decir que estamos ante un disco gestado en pleno confinamiento y en total soledad. También es indicado para escuchar en una reflexiva soledad porque tiene muchos matices que pueden ir introduciéndose en tu cerebro o en tus oídos según el momento. Ese Hell del título, que llevamos ya casi 2 años viviendo con esta interminable pandemia, está presente desde la reveladora canción inicial con un pandero casi marcial pero que va mutando con diferentes colores y timbres a lo largo del tema. Además utiliza su voz como una auténtica arma sonora que acompaña muy bien a la experimentación tecnológica. Con esta avanzada tecnología emula violonchelos o banjos y se adentra en terrenos sonoros cercanos incluso al metal industrial. Se trata de la ya citada ‘No More Heroes Anymore’ que encabeza la cara A del disco también con título propio y que es el de “Private”. Hay que escuchar temas como ‘Libertarian Song’ o esa gozada destructiva, noise y casi industrial titulada ‘Eyes Without Faces’ que puede gustar por igual a seguidores de Esplendor Geométrico, Suicide, The Residents o Einstürzende Neubauten o ese ‘1994’, que cierra la cara A para perderse por sus montones recovecos sonoros. En ‘1994’ tenemos delicadeza y minimalismo al estilo del John Cale más experimental y en ella Al repite la frase “I’m The Invisible Man…”. La cara B se titula “Publik” y se compone de dos brutalidades como ‘True-Man (The Revenge Of Tao)’ (con un poderoso doublé bass a cargo de Werner Dafeldecker) dentro de un gélido manifiesto que suena ultra-coool-wave. Luego está el extenso y clarificador tema titular que nos lleva a ese particular infierno a través de “glissandos” en las cuerdas de violonchelos (rabeles) o banjos (guitarreos de la “AK-47 Guitar”) que resquebrajan géneros como el “rock sureño” o el “metal”. Siderurgias abandonadas y arqueologías de signos industriales que nos quedan lejos. Contiene una hipnótica narración a la vez que desafiante con su voz, percusiones y zumbidos varios. Luego torna en momentos de una mayor agresividad sonora y marcialidad combinada con experimentación noise alucinada. Duro y a la encía sobre todo en esa explosión realmente infernal final. El estupendo y llamativo art-work lo firma el propio Al y la eficaz masterización corre a cargo de Rashad Becker en Berlín. Puedes conseguir ambos discos directamente si te diriges a Al en brutuszine@hotmail.com. ¡Tiene algún posible concierto cercano a la vista donde presentará como es debido los temas de ambos LPs!



Mondo Sonoro



8 / 10
Atton Iturbe — 09-09-2021
Empresa — Bruit Direct Disques
Género — Experimental



Al Karpenter sigue a lo suyo, incansable y prolífico como pocos, ajeno al mundanal ruido y a los caprichos de las modas y esnobismos. O más bien, debería decir plenamente atento, dolorosamente consciente del aislamiento satisfecho, resignado y, en consecuencia, vacío al que nos estamos viendo todos empujados, con sorprendente docilidad y sumisión. Desde ese infierno privado al que alude el díscolo creador baracaldés en el título, nos acaba de entregar una nueva crónica, otra punzante muestra de vida que resiste a sucumbir en medio de un páramo desértico y postapocalíptico; una grabación que se sitúa, muy posiblemente, en lo más alto de su obra hasta la fecha. Un verdadero compendio de todo lo que el bueno de Al ha venido pergeñando en más de 20 años de carrera contracorriente. Un disco que me atrevo a decir que evoca a Scott Walker o de manera un poco más terrenal y DIY al gran Vindicatrix. No tanto por similitud sonora (que también, en esas “torch songs” en descomposición que nos regala) como en actitud ante su propia música y al modo en que afronta y presenta sus lacerantes creaciones. “Musik From A Private Hell” se nutre de despojos, de sucios descartes olvidados, de basura radiactiva que el sistema desprecia y el retorna convertidas en melodías cacofónicas de apariencia monótona y rugosa recitadas por un crooner lunático que ronronea para sí mismo. No, no suena atractivo ni seductor, ni divertido, lo sé. Es incómodo, es feo y deforme. Es muy bello. Dadle tiempo.



Revue et Corrigée Sept. 2021


Ce disque est vendu comme « Riot music » d’un après MC5, Sham 69, Pere Ubu, Alec Empire, songs politiques comme autant d’affiches insurrectionnelles placardées sur les murs de la ville virtuelle, slogans/poèmes qui seront effacés dans l’indifférence des réseaux sociaux, qu’y faire ? Le rock a perdu son caractère de scandale depuis « a wop bop a loobop, a bop bam boom », « Pretty vacant » n’en était déjà que le hoquet différé. Al Karpenter démonte sa « machine à tuer les fascistes » seul dans sa cave, voix atone, accords tristes, breakbeat tournant au ralenti, une guitare bancale, une vieille boite à rythmes, un micro, one two three four ! Let’s go pour une insurrection sonique rejouée une fois encore dans les marges du spectacle. Il faudrait y croire, se dire que le rock a toujours se pouvoir d’insurrection, détourne le spectacle dans sa critique, la rejoue avec force décibels. Dans son précédent opus « If we can’t dream, they won’t sleep » c’était la no wave qu’il réarmait pour bousculer la musique, ce qui en reste, ici c’est le breakbeat qu’il détourne pour miner notre écoute silencieuse, avec la complicité une fois encore de Mattin à la production. Sept titres paresseux, se dévidant comme un robinet qui fuit, guitare slide sur un blues famélique, a libertarian song, et tout finira par s’éteindre, la main lasse. Et puis la colère qui ressurgit là dans une avalanche de patterns rythmiques emballés, « white riot » hurlait les Clash, « goin’ against government » entonne Al Karpenter, slogan anar sur une bande-son trouée, maladive. Disque déceptif, comme pour dire la résignation à l’oeuvre, pas de chant révolutionnaire asséné sur des rythmiques combattantes, les morceaux s’effondrent dans de grands silences angoissants, ne décollent jamais, nous laisse à l’introspection de nos désirs, de nos rêves de changements, seuls. Al Karpenter est un activiste qui a pour morale de saboter ses morceaux, de ne pas laisser le corps aller à la transe, de garder l’écoute en éveil. Mais il n’échappe pas à une certaine mélancolie rampante, au fond il joue un blues urbain désenchanté. Il continue à jouer avec obstination, s’accordant à ce qui l’entoure, ce qui s’effondre autour de nous. Punk Not Dead ? Michel Henritzi



Yellow Green Red 1st October 2021


Al Karpenter arrived on the scene with a blistering, almost too blistering garage-noise EP in 2017, and followed it with an Ever/Never album that dissected noisy post-punk into patterns befitting a fractured iPhone screen. I’m still not sure “Al Karpenter” is a real person and not simply another Mattin alias (Mattin himself is credited here with various instruments, production, mixing and design), but I suppose that doesn’t matter in the end… it feels as if Al Karpenter (the person) is never meant to be known in any real sense, and I am willing to go along with that. So what does Music From A Private Hell sound like? Well, it’s pretty great! Lonely post-industrial weirdness is the name of the game, with Karpenter muttering over digital bass, twinkling pianos, acoustic bass, a host of electronics and even some guitar (often delivered one note at a time). The title is stark, and Karpenter lives up to it with these songs, really pushing for a zone of rich inner turmoil and musical cacophony that avoids feeling like your run-of-the-mill musical cacophony. I’m reminded of Alexis Marshall’s solo debut from earlier this year, in the way both men plaintively choke out their bluesy words in seeming obliviousness to the harsh or dreary soundscapes that accompany them, and in both cases, it works effectively. Though of course, one of the two is very popular and posts black and white photos of Blixa Bargeld and Nick Cave on his Instagram page and the other very well might not be a real person at all. Matt Korvette